Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Una fórmula para cada etapa.

 

alimentación, nutrición, leche, fórmula, bebé, consejos, etapas

 

Al poco tiempo de haber dado a luz, Andrea contrajo varicela, por lo que no pudo seguir amamantando a su bebé y tuvo que recurrir a la fórmula. Este es el caso de muchas madres que por enfermedad o porque así lo deciden, optan por la lactancia artificial. 

“La leche materna tiene componentes que ninguna fórmula tiene, como células vivas, enzimas digestivas, inmunoglobinas y otros elementos que actúan como defensas frente a las infecciones”, explica el pediatra Antonio Jurado. 

No obstante, las leches artificiales tienen todos los elementos nutritivos necesarios para conseguir que el niño crezca de manera sana. El médico será quien determine la mejor leche para tu peque de acuerdo a sus necesidades alimenticias, así que nunca la cambies sin antes consultarlo. 

Leche para prematuros.
 Está indicada para bebés nacidos antes de tiempo o para los que nacieron con un peso inferior a 2,500 gramos. Su digestión resulta mucho más fácil para su pequeño estómago y suministra un aporte de calorías y  nutrientes adecuados para cubrir las principales necesidades de crecimiento. Esta leche se suele mantener hasta que el niño alcanza los 3,500 gramos de peso.

Etapa 1.
 Esta leche es para los pequeños que tienen un día de nacidos hasta los cuatro o cinco meses de edad. Está elaborada a partir de leche de vaca y su contenido de proteínas, carbohidratos y grasas es el adecuado para esta edad del bebé. Además, está enriquecida con hierra, vitaminas y minerales esenciales.

Leche de crecimiento.
 También se le llama de tipo 3. Esta leche sirve de transición entre la de continuación y la de vaca. Se recomienda entre el año y los 18 meses, hasta los tres años. Está enriquecida con hierro y ácido fólico como las anteriores, pero se le sustituye la grasa animal por la vegetal.

Y si no le cae bien…
Tal vez tu bebé rechace la fórmula que el pediatra ha recomendado. Puede ser que le desagrade el sabor, la textura, o quizá le siente mal: le produzca estreñimiento, vómito, diarrea, reflujo gastroesofágico u otros trastornos digestivos. También puede presentar una intolerancia a la lactosa o una alergia a las proteínas de la leche, y en este caso necesitará una leche especial que se adapte a su problema en concreto.

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES