Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Papillas: cuándo y cómo.

 

alimentación, bebé, saludable, comida, papillas

 

Para resolver estas habituales cuestiones, debemos recordar que la alimentación complementaria es la introducción de los alimentos sólidos diferentes a la leche, después de los seis meses de vida, necesarios para que nuestro hijo siga creciendo sanamente y al mismo tiempo para crearle hábitos saludables. 

Cuándo iniciar

A los seis meses de edad, porque a esta etapa nuestro bebé ya tiene un sistema gastrointestinal maduro, ya cuenta con las enzimas necesarias que le permitirán degradar los alimentos y el intestino ya está totalmente preparado para absorber los nutrimentos. El niño se encuentra neuromuscularmente maduro. Ya se sienta, no se le cae la cabecita ni se le va para un lado. Puede tomar las cosas. 
 

Cómo empezar

  • La alimentación complementaria debe proveer todas las proteínas, vitaminas, grasas y lípidos.
  • De preferencia, se le deben ofrecer alimentos de origen vegetal.
  • Debe tener gran variedad de sabores y texturas para que el pequeño vaya aprendiendo a reconocer los alimentos.
  • No deben contener sal ni azúcar añadida. Lo más natural posible. 
  • Cada alimento debe introducirse poco a poco y en pequeñas porciones. Entre seis y nueve cucharaditas o el equivalente a 45 gramos. Las porciones irán aumentando a medida que el niño crezca.
  • La consistencia del alimento debe ser muy suave en las primeras probadas y aumentar el tipo de picado, para que al año de edad, el niño ya esté integrado a la dieta familiar. 


Recordar que entre los siete y nueve meses de edad, los niños empiezan con los movimientos de masticación, es decir que para los ocho o nueve meses debemos ofrecerle una papilla más gruesa que le ayude a masticar, explica la Dra. Regina Ramírez, especialista en nutrición. El bebé debe seguir consumiendo alrededor de unos 500 mililitros de leche al día, que son entre 16 y 18 onzas mínimo. El resto de las calorías deben estar proporcionadas por los alimentos complementarios.


Como ya se mencionó anteriormente, en la primera etapa se requiere de una papilla extra suave para que el niño se acostumbre. Al principio hay que ofrecer una sola variedad, tanto de cereales, como de frutas y verduras, durante dos o tres semanas para que el bebé pruebe la variedad de texturas y sabores. Una vez que ha probado la mayoría, podemos empezar a combinar: zanahoria con chayote, manzana con pera, etc. 


En una segunda etapa, a partir de los 10 meses, se pueden introducir las proteínas y algunos derivados de la leche como el yogur, el queso y la carne. Después de esta edad, la textura tiene que será más gruesa para favorecer la masticación. Con estas sencillas recomendaciones, cuando tu pequeño llegue al año de edad, estará listo para consumir todo lo que papá y mamá ingieren en su dieta. Tu niño tomará los trocitos de comida y comerá por sí solo. A esta edad ya es posible introducir un poco de sal y azúcar en los alimentos, pero sólo para sazonar. Por supuesto, antes de probar nuevos alimentos, siempre consulta a tu pediatra.

 
 

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES