Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Intolerancia a la leche materna.

 

Intolerancia a la leche materna

 

Por fin encontraste la posición adecuada y lograste adaptarte a los horarios para amamantar a tu bebé.

Todo va de maravilla hasta que empiezas a notar que, más o menos 1 hora después de comer, tu bebé empieza a incomodarse o a vomitar.

Posiblemente hayas confundido estos síntomas con cólicos o reflujo ya que son malestares comunes en los lactantes, lo que nunca te imaginaste es que tu pequeñito pudiera ser intolerante a la leche que produces.

Lo primero que debes hacer, es hablar con el pediatra y explicarle las reacciones que ha presentado tu bebé después de comer, ten en cuenta que hay indicios de intolerancia si presenta los siguientes síntomas:

  • Gases
  • Vómito
  • Erupción o inflamación en alguna zona de la piel
  • Evacuaciones con sangre o diarrea
  • Dolor abdominal (Revísalo presionando suavemente su estómago con tu mano para verificar si llora cuando lo tocas)


No te sientas culpable si el pediatra confirma que tu hijo tiene intolerancia a la leche materna, acuérdate que no hay reglas sobre los alimentos que consumes durante este periodo.


Lo que sí debes hacer, es identificar qué alimento pudo haberte hecho daño a ti y como consecuencia también a tu bebé. Tal vez comiste algún producto alérgeno como cacahuates, frutos rojos, huevo o chocolate; de ser así, coméntaselo al médico y evita volverlo a comer durante este periodo.

Haz una lista diaria de lo que comes y bebes, de esta manera podrás conocer lo que podría estarle provocando intolerancia a tu chiquito.

Generalmente el pediatra te recomendará algún medicamento para reducir los síntomas en el bebé y, en casos de alergia, pedirá que dejes de amamantarlo y continúes alimentándolo con fórmula especializada.

¿Tiene algo que ver la intolerancia a la lactosa con la intolerancia a la leche materna?

Debes saber que cuando tu bebé tiene alguna reacción alérgica, su intestino sufre algunos cambios y se vuelve sensible, éste se torna incapaz de separar la lactosa en glucosa y galactosa (proceso que realiza para que el cuerpo absorba correctamente los nutrientes de la leche) y se vuelve un ambiente propicio para la generación de bacterias.

Como consecuencia tu bebé podría tener dolor abdominal, gases y diarrea.

Ten presente que, no necesariamente un bebé que tiene alergia presenta intolerancia a la lactosa. Asimismo, tampoco es regla que los intolerantes a la lactosa, sean niños alérgicos en el futuro.

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES