Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Aprendiendo a comer.

 

comer, alimentación, bebé,

 

Tu hijo ya no solamente come a las mismas horas y los mismos alimentos que tú, también ha empezado a dejar a un lado lo que “no le gusta” y comerse lo que a él le parece más rico.

No te desesperes, todavía está pequeño y puedes cambiarle ciertos hábitos para hacerlo un niño adaptable a cualquier sabor.

Si bien los sabores cambian, dependiendo del PH en la saliva de cada persona, todos podemos coincidir cuando algún alimento es dulce o salado e incluso distinguir los que están en buen estado de los que están caducos.

Por lo que, podemos deducir que muchas de las reacciones ante los alimentos, son actitudes aprendidas, por eso es muy importante que, tú y tu pareja, tengan una opinión positiva sobre los alimentos que ayudan a mejorar la salud de su chiquito.
 
 
Te aconsejamos:

  • Hablar positivamente de las frutas y verduras pero, más importante aún, intenta consumirlas enfrente de tu hijo, él considerará que es bueno comerlas, si tu lo haces.
  • Tomar agua simple sin decir algo negativo sobre ésta o sin hacer alguna mueca de desaprobación mientas la bebes. Tu niño debe desarrollar el gusto por ella y, si ve que tú no lo tienes, difícilmente se lo podrás inculcar en el futuro.
  • Decorar el plato de tu hijo, utiliza tu creatividad y ponle una carita feliz con ayuda de algunas verduras, espaguetis y carne. Vayan “jugando” a reconocer qué parte de la cara se está comiendo.
  • Pedir ayuda a tu pareja, amigos y familiares para que ninguno haga comentarios sobre su disgusto por los chícharos o lo feas que saben las zanahorias hervidas. Recuerda que los niños aspiran a ser como los adultos y copian sus actitudes y palabras.
  • Ofrécele postres dulces pero nutritivos, incluye gelatinas y nieves de fruta, las mejores son las hechas en casa para evitar el consumo excesivo de azúcar.
  • No lo obligues a comer cuando no tiene tanta hambre, sabemos que quieres que tu hijo coma a la misma hora que tú, pero si lo fuerzas, dejará los alimentos más importantes y desarrollará cierta repulsión a lo que preparaste ese día. Deja que coma cuando tenga hambre y poco a poco se adaptará al horario familiar.
  • No le niegues comer alguna cosa adicional a lo que preparaste, pídele que primero coma lo que le serviste y coméntale que posteriormente le darás lo que quiere.
  • Cocinar cosas que te gustan a ti también para que puedas comerlas sin que tu pequeño vea que dejas algo.

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES