Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Aliméntate correctamente durante la lactancia.

 

Alimentación durante la lactancia

 

En el embarazo, tu organismo acumuló entre 2 y 4 kg de grasa, éstos cubrieron parte de las necesidades de energía para la producción de leche.

Durante el primer trimestre de lactancia, la reserva de grasa te proveerá aproximadamente 250 kcal de leche, necesarias para alimentar  al bebé cada 4 horas, y que en cada toma consuma entre 1 y 2 oz de leche.

Aproximadamente el 87% del volumen de la leche es agua, por eso es importante que tomes diariamente alrededor de 3 litros de agua simple. (El bebé tampoco necesita tomar líquido adicional a la leche materna ya que sus requerimientos de agua se cubren por completo con la lactancia)

También requieres consumir alimentos que te aporten contenido adicional de hierro y calcio, te recomendamos una dieta que incluya diariamente:

 

  • Frutas: 9 raciones

 

  • Verduras: 3 raciones

 

  • Cereales y tubérculos: 11 raciones

 

  • Leguminosas: 2 raciones (Siempre prefiere éstas a la grasa animal)

 

  • Productos de origen animal: 3 raciones

 

  • Azúcar: 3 raciones (Mermeladas, medio vaso de jugo, gelatina)

Contrario a lo que muchas personas creen, puedes comer de todo y solamente evitar lo que sabes que te hace daño. Por eso, la dieta de cada mujer lactante es diferente y depende de la historia alimenticia de cada quién.

El arte de amamantar                                

Además de mejorar tu alimentación, estás a tiempo de resolver algunos problemas típicos de esta etapa y, con ello facilitar la lactancia para tu bebé.

Senos inflamados o llenos de leche: Colócate una toalla caliente sobre el pecho por algunos minutos, hazte un masaje y extrae algo de leche por medio de un saca leche. Después de amamantar, vacía tus senos para evitar que se siga acumulando leche.

Si continúas con las molestias, consulta a tu médico porque puedes tener mastitis.

Poca producción de leche: Tal vez se debe a que estás estresada o angustiada, también puede ser  que estás acomodando incorrectamente al bebé. Intenta relajarte y colocar la boquita del bebé cubriendo todo el pezón incluyendo la aureola, su nariz deberá estar libre para respirar. Ten en cuenta que amamantar no debe doler, si tienes molestias es porque el bebé está mal posicionado.

Dolor en el pezón: Seca bien la zona después de amamantar y ponte crema especial para lactancia.

Es importante que no tomes medicamentos durante el periodo de lactancia, esto es porque muchas sustancias van directamente al bebé a través de tu leche.

Siempre consulta a tu médico, no te auto mediques.

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES