Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

No se le baja el enojo, ¿cómo le ayudo a mi hijo?

 

enojo, bebé, situaciones, consejos, toddler, pequeño

 

El enojo

En primer lugar, reconocer "que expresar el enojo es importante para el niñ@, entonces, podrías ponerle a que patee algo para descargar este enojo; como un cojín", asegura la psicoterapeuta Gestalt, Mtra. María Elvira Rodríguez Colunga.
"Puedes meterlo en una tina para que también pueda moverse, en donde mueva los brazos y pueda sacar esto que siente. Como mamá sabes que este método es para que el niñ@ saque el enojo, el niño no puede entender por qué hace esto. A los tres años es complicado que lo pueda entender. Ya a los cuatro o cinco años podrá dibujar, más libremente”. 

¿Y si es muy pequeño?
"A un niño más pequeño puedes ponerlo a embarrarse con pintura y un papel grande. De seguro comenzará a reír mucho cuando le pongas a realizar esta actividad. Lo importante es que canalice la energía de enojo y haga algo con el cuerpo". 

¿Por qué le pasa esto?
"El enojo a esta edad, siempre proviene de una frustración. Al niño hay que permitirle que se frustre, porque los mensajes que se mandan con esta frustración es, por ejemplo: esto no lo puedes tocar porque es peligroso. De esta manera le estás poniendo un límite, le estás enseñando que no puede hacer todo lo que quiere. Por ello, es importante enseñarle sobre este manejo de la frustración, llamado enojo. Quizás, a los tres años ya pueda escuchar y entender que pasó el momento difícil, del enojo".

¿Esta fórmula funciona para todos los niñ@s?
Claramente funciona para algunos y para otros no. Hay niñ@s a los que le das una hoja y sus crayolas y comienzan a expresar su enojo dibujando. A otros, debes de hacerle dar unos golpes al cojín;  otros  le debes poner en la tina a chapotear. 

Existen también "niños muy energetizados respecto al enojo, a estos niñ@s es necesario calmarles con un abrazo muy amoroso y fuerte. Por ejemplo, quiere atravesar solo la calle, corrió lejos de ti y te asustaste, le gritaste y él se abrumó. En estos casos, en que puede ser peligroso para él, cuando le abrazas le estás dando un abrazo de contención. Con un abrazo muy fuerte, sin lastimarlo, acompañando el momento con palabras de aliento" es muy probable que tu niñ@ se tranquilice. Porque allí le "explicarás que entiendes por lo que está pasando. Básicamente, la aceptación de la emoción es lo más importante”.

Ahora que descubriste que puedes hacerle dibujar a tu hij@, golpear un cojín, meterlo a la tina y hasta abrazarlo, fuertemente para que se tranquilice; anímate a probar algunos de estos recursos, cuando tu niño@ se enoje y te haga un berrinche.
 
 
Mtra. María Elvira Rodríguez Colunga
Psicoterapeuta Gestalt
Orientadora humanista educative

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES