Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Los retos de los dos años.

 

bebé, desarrollo, berrinches, dos años, independencia, pequeño

 

 

A la menor provocación, Lara empieza a llorar y se tira al suelo; no le importa si está en su casa, en el centro comercial o en un restaurante. Los berrinches  se han vuelto una constante y, es que la pequeña ha entrado en la etapa de los “terribles dos años”. 

No es para menos, a esta edad los niños están sometidos a grandes cambios como dejar el chupón, pasar de la cuna a una cama, decirle adiós al pañal, entre otros. Para ayudarles a adaptarse a esta nueva fase, te damos unos sencillos consejos.


Dejar la carriola

Tu pequeño ya camina, así que es momento de dejar la carriola guardada en casa. Para que sea menos difícil, explícale que sólo los bebés van en sillita. Cuando vayan a algún lugar cercano, de preferencia háganlo caminando, tal vez esto signifique ir más despacio y multiplicar los tiempo de los trayectos, pero es la única manera de que se acostumbre; eso sí, ármate de paciencia. Otro punto a favor para caminar, es que mediante esta actividad los niños ejercitan su cuerpo, desarrollan los músculos y el equilibrio.

 

La llegada del hermanito

El pequeño Axel se siente desplazado desde que su hermano llegó a casa, por lo que su conducta ha empeorado. Esto se debe a que la atención que antes tenía para él solo, ahora tiene que compartirla. La mejor manera de manejar la situación es que tanto mamá como papá le dediquen tiempo: mamá le siga dando de comer, papá lo bañe, ambos cantarle o leerle un cuento antes de dormir. También es importante involucrarlo en las tareas más sencillas del cuidado de su hermano. 


Adiós al pañal

Es una de las tareas más difíciles a la que se enfrentan los peques a esta edad. El primer paso es, detectar cuando el niño está preparado, ya que no ayudará a que te empeñes en quitárselo antes. ¿Cómo reconocer las pistas? Que se sienta incómodo cuando está mojado y se quiera quitar el pañal. O que muestre signos de que se está aguantando las ganas de hacer pipí. Para motivarlo, debes reconocerle cuando tenga un progreso. Por ejemplo, cuando pida hacer pipí por primera vez, aunque no haga nada.


A la cama

Si quieres que tu hijo deje la cuna, háblale de las ventajas, como que podrá dormir como papá y mamá en una gran cama para él solito. Para que la transición sea más fácil, acompáñalo cuando ya se vaya a dormir y sigue una rutina como leerle un cuento, darle un beso de buenas noches y apagar la luz al salir de la habitación, eso lo hará sentirse más seguro. “Este paso hacia la cama, potenciará su autonomía y fomentará su independencia”, comenta la psicóloga Amelia Arenas. 

 

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES