Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Los desafiantes dos años.

 

bebé, crecimiento, personalidad, dos años, desarrollo

 

 

De repente sientes que tu retoño se ha vuelto un rebelde sin causa. Tal vez se te haga conocido este caso: la pequeña Ana se esconde detrás de uno de sus botes donde guarda sus juguetes, y por más que su mamá le habla para que se siente a la mesa a desayunar, Ana simplemente se niega aunque se trate de su comida favorita. Norma, su madre, no se explica su reacción, ¿será que no tiene hambre? ¿o le han dejado de gustar los panquecitos calientes? Nada de eso. Ana se encuentra en la etapa donde quiere autoafirmarse, y decidir qué hacer y qué no.

Este es el momento en que los niños se dan cuenta de que sus opiniones también valen, pero lo hacen a manera de desafíos, en el que "pretenden poner a prueba a sus padres y saber hasta dónde pueden llegar", expresa Luis Miguel Lebrusán, psicólogo infantil. De ahí la importancia de saber guiarlos en este proceso porque en realidad necesitan que alguien decida por ellos.

A esta edad, los pequeños tienen logros importantes, ya saben hablar, por lo que pueden expresar lo que quieren. Ya caminan, saltan, corren, saber tomar la cuchara y comer solos, así que se sienten independientes y creen que ya no necesitan tanto a sus papás. Ana, por ejemplo, quiere vestirse sola, incluso elegir la ropa que se pondrá para ir a visitar a su abuelita. Y tal parece que se ha vuelto posesiva porque cuando está con su prima, pelean constantemente porque no le quiere prestar su muñeca favorita, alegando que "es suya". Esta es una conducta muy común, con la que los niños quieren reafirmar lo que les pertenece. Pero también es necesario enseñarles a compartir y mostrarles que prestar sus juguetes no quiere decir que dejen de ser suyos.

Hay que marcar límites y que desde pequeños conozcan y respeten las normas. No es una tarea fácil, requiere de mucha paciencia. Cuando se presente alguna situación desagradable debes actuar con serenidad y firmeza para que el niño entienda qué les estás pidiendo que haga. Si permites que se salga con la suya, estás creando un patrón y, a la larga, aprenderá que cada vez que desee algo sólo debe negarse.

Si dices "no", debes hacerlo con seguridad y firmeza, de lo contrario, tu hijo seguirá portándose mal, no obedecerá y discutirá. Si llegas a tu límite, pierdes el control y terminas gritando, tu pequeño se acostumbrará a esta situación y sólo responderá una vez que hayas explotado. La mejor manera de actuar es que desde el principio te dirijas a él de una manera tranquila sin que te salgas de tus casillas.

A los niños es necesario hacerles peticiones concretas, como que se siente a comer o que recoja sus juguetes. Si le dices que se porte bien, no lo entenderá. Dale la oportunidad de que exprese sus peticiones y en seguida muéstrale opciones, es decir, si insiste en vestirse solo, sé tú quien le ofrezca dos playeras distintas, de esta manera él sentirá que puede elegir. Recuerda que los pequeños hacen lo que ven, así que es importante que le des el ejemplo. 
 
 

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES