Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

El camino a la independencia.

 

independencia, bebé, estimular, desarrollo

 

Al nacer, el pequeño depende de ti para satisfacer sus necesidades básicas de alimentación, salud, higiene y cuidados; y así seguirá siendo por un buen número de años. Sin embargo, hay desafíos personales que tu hijo habrá de enfrentar por su cuenta para dar forma a su carácter y convertirse en un adulto libre, responsable, capaz de tomar decisiones y realizar acciones para conseguir sus objetivos; en pocas palabras, para volverse independiente en el terreno físico y emocional.

  • Contrariamente a lo que se piensa, independencia no es sinónimo de separación: a lo largo de la primera infancia (y aun más allá) tu cercanía y el apoyo familiar permiten que tu hijo cobre seguridad en sí mismo como individuo.
  • El punto importante consiste en entender el papel que desempeñamos en este proceso gradual: impulsar al pequeño para que realice ciertas tareas por su cuenta hasta dominar las aptitudes fundamentales. El fomento a la independencia inicia en los primeros meses de vida.
  • Cuando tu bebé empiece a gatear es aconsejable darle todo el tiempo que quiera para hacerlo, siempre bajo tu supervisión y en un entorno seguro. Al jugar con el pequeño deja que alcance los juguetes que se encuentran cerca y explore con tiempo sus formas y texturas.
  • La rutina de sueño es otra buena oportunidad de impulsar su independencia. En vez de dormirlo siempre en tus brazos puedes colocarlo en su cuna cuando aún esté despierto para que aprenda a quedarse dormido por su cuenta, estando siempre atenta para que perciba tu presencia. 



Más o menos al año tu hijo ya contará con nuevas aptitudes y posibilidades de independencia que desea explorar: comienza a caminar y balbucea sus primeras palabras. Con seguridad la que escucharás con mayor frecuencia es no; el pequeño la pronuncia tanto porque está estrenando su poder de tomar decisiones. Mientras sea razonable, escúchalo recordando que la independencia se construye gracias a nuestro respeto.

Debes ser muy sensible a las reacciones y expresiones del pequeño, por ejemplo, no cargarlo ni besarlo si percibes que no lo desea, no forzarlo a ingerir ningún alimento que le disguste,  etc. Esta es una forma de mostrarle que reconoces y respetas su propio criterio. 
 

 

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES