Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Cada bebé a su ritmo.

 

desarrollo, bebé, estimulación, mamá, pequeño, ejercicio

 

Luis, de 15 meses de edad, se mueve de un lado para otro gateando. De vez en cuando da unos cuantos pasos con ayuda de papá, pero aún así, parece que no tiene prisa para comenzar a caminar por sí solo. Caso contrario a Valeria, quien a sus 12 meses ya corre por el parque y sus padres tienen que ir tras de ella siguiendo sus pasos. Entonces, ¿es normal que Luis aún no camine solo?

No hay nada de qué preocuparse, cada niño tiene su propio tiempo para caminar. La evolución es diferente en cada pequeño. Puede que Luis aún necesite fortalecer aún más sus músculos y mejorar su coordinación, pero ya ha comenzado a ponerse de pie, así que no tardará en sorprender a sus padres. “Lo normal es que los niños empiecen a caminar sin ayuda entre los nueve y los 16 meses”, explica el experto en psicomotricidad José Antonio Prieto.

Cómo ayudarlo

La falta de estimulación puede retrasar el proceso, así que podemos ayudarlos, pero sin presionarlos. Sólo hace falta un poco de tiempo, orientación y cariño. Para empezar, puedes despejar la habitación, quita todos los obstáculos como mesas y sillas, deja sólo los muebles necesarios para su apoyo.

Es preferible que haya alfombra o un piso suave, ya que de esta manera se amortiguará algún golpe en caso de caídas. Así evitarás que sienta miedo la próxima vez que lo intente. En lugar de sostenerlo en pie, siéntalo en el suelo para que explore sus movimientos y poco a poco adquiera seguridad. Coloca un juguete a unos metros del pequeño y mantenlo a cierta altura, para motivarlo que pase del gateo a dar sus primeros pasos. 

Antes de caminar los niños deben fortalecer sus músculos, para ello es necesario que permanezca boca abajo y que soporte su peso con las manos. Que sea capaz de mantenerse sentado, sostenido sobre su tronco. Cuando pueda levantarse apoyándose en los muebles y se sostenga de pie con ayuda de un adulto, al poco tiempo, cuando menos lo esperes, ya estará caminando.

La tardanza para caminar también puede ser porque hay alguna limitación física, aunque estos problemas muestran señales a edades tempranas, es decir, antes del primer año de edad. Por ejemplo, está el reflejo denominado del paracaídas, que consiste en sujetar al bebé por los costados, boca abajo, si se le inclina bruscamente hacia delante, reacciona extendiendo los brazos y abriendo las manos, este reflejo aparece entre los seis y nueve meses. En caso de que el bebé no reaccione de esta manera, puede indicar lesión neurológica. En todos los casos, es mejor acudir a las citas regulares con el pediatra, para que sea él quien determine si hay o no, algún problema que le impida caminar al pequeño. 
 

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES