Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Cuidados de la dermatitis atópica.

 

piel, bebé, sensible, cuidado, dermatitis

 

A sus seis meses de edad, Beto padecía un continuo escozor que sus papás no sabían cómo aliviar. El pediatra diagnosticó dermatitis atópica, un trastorno inmunológico que se manifiesta en la piel en forma de descamaciones y eccemas que producen mucho prurito. En los bebés aparece en la zona de la cara, el cuero cabelludo y la parte alta del tórax. Durante los primeros años se extiende a los pliegues del cuerpo como son los codos, rodillas y tobillos. 

Este trastorno puede aparecer a partir de los dos o tres meses de edad, y el desencadenantes producido por un cambio ya sea en la alimentación o el clima. Sin embargo, este cambio no suele ser el origen del problema y la enfermedad seguirá su curso aunque volvamos a la situación anterior.

El origen es muchas veces desconocido, aunque se ha visto una relación entre este tipo de dermatitis y algunas alergias habituales, como al polen o lo ácaros. De igual manera con cierto tipo de alimentos como la leche de vaca. Cuando su causa es por un alimento, la dermatitis desaparece al retirarlo. En la mayoría de los casos la enfermedad es crónica. Llega a desaparecer a medida que el niño crece, pero la más frecuente es que no vuelva a aparecer desde la adolescencia.

 

  • Cuidados básicos
Un factor clave para controlar los brotes es minimizar el rascado, ya que prolonga el brote, descama la piel y favorece la comezón. La dermatitis se puede mantener bajo control siguiendo unas sencillas medidas preventivas, las cuales van enfocadas en reducir o eliminar la comezón.
  • Mantener la piel bien hidratada
La piel de un niño atópico es más seca, pica y se descama con facilidad. La hidratación es el tratamiento base. Lo mejor es aplicar una mezcla de aceite y agua, después del baño, con la piel aún húmeda. Esto ayuda a mantener la humedad natural de la piel. También hay cremas especiales ricas en ácidos grasos que calman, nutren y regeneran. La hidratación debe hacerse tantas veces como sea necesario.
  • Amamantar en los primeros meses
Estudios demuestran que la lactancia materna tiene un efecto protector.
  • Evitar el contacto con alérgenos
Se recomienda no usar tejidos de lana y fibra. Comprobar si haya alimentos cuya ingesta empeora la piel. Elige detergentes suaves para lavar la ropa de tu bebé, así como productos de limpieza en general poco tóxicos.
  • Usa jabones neutros
Durante el baño es conveniente tomar ciertas precauciones como evitar que el agua esté demasiado caliente y que no se prolongue demasiado, de 10 a 15 minutos serán suficientes. No debes secarlo frotando sino danto ligeros golpecitos con la toalla. Usa jabón neutro o una loción jabonosa. Puedes añadir al agua polvo de avena para hidratar y suavizar la piel.
  • No lo abrigues demasiado
El calor excesivo como los cambios bruscos de temperatura empeoran la piel atópica. Asegúrate que su habitación sea fresca para evitar que el sudor irrite su piel.

 

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES