Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Anemias carenciales y secundarias.

 

bebé, cuidados, anemia,

 

 

"En niños más grandes, las anemias son carenciales, por falta de hierro. Normalmente, el niño pierde hierro, casi siempre por el tubo digestivo. O bien, no lo absorbe bien. Estos casos tienen que ver mucho con parásitos, algunos generan problemas mayores porque los parásitos compiten con el hierro y otros producen inflamación del tubo digestivo.
Hay otras anemias más complicadas, en donde los niños destruyen los glóbulos rojos, a esto se le llama autoinmune, y hace que la médula ósea no trabaje."

¿Cómo nos damos cuenta en estos casos?
En caso de que se presente "una anemia, que no responde a los primeros tratamientos, el niño debe ser analizado con un especialista en el área. Sólo para estos casos, ya que la mayoría de las anemias las puede tratar el pediatra", asegura el Hematólogo, Dr. José Eugenio Vázquez.

Anemias secundarias
Dos tipos de anemias secundarias son la anemia hemolítica y la hemolítica inmunológica.

Anemia hemolítica
"Hay otras anemias llamadas secundarias. Aquí, lo que se produce es una destrucción del glóbulo rojo sin útero, que sigue produciendo esa destrucción después de que nace el niño. Esta anemia se denomina hemolítica y se da debido a la presencia de anticuerpos de la mamá, contra algún antígeno del niño. La mamá desarrolla anticuerpos contra algo que tienen los glóbulos rojos del bebé.
Estos casos son frecuentes en mamás que son RH (-) y el bebé es RH+; sobre todo después del primer embarazo; cuando tienen dos o más embarazos. Esto se debe a que la mamá se sensibiliza al RH+ del bebé, desarrolla anticuerpos contra el niño y cuando se vuelve a embarazar, estos anticuerpos pasan al niño a través de la placenta y la barrera placentaria."

Anemia hemolítica inmunológica
"Se desarrolla cuando el niño hizo inmunización materno fetal AHRN. Además de que esta anemia es más grave, se vincula con la producción de bilirrubina indirecta, que destruye los glóbulos rojos. Este aumento de bilirrubina indirecta puede dañar el cerebro del bebé, por ello hay que estar muy al pendiente si se presenta.
A veces, la bilirrubina sube no porque el niño este destruyendo glóbulos rojos sino porque el hígado del bebé esta inmaduro todavía y no procesa la bilirrubina normal, entonces se eleva esta bilirrubina indirecta, cuando esto pasa, a veces el niño puede requerir un recambio de su sangre."
Dr. José Eugenio Vázquez
Hematólogo
Céd. Prof. 904791

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES