Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

¡Cuidado con las advertencias!

 

¡Cuidado con las advertencias!

 

Sin darte cuenta, sueles dar una o múltiples advertencias a tu hij@. Quizás, por sobreprotección o bien, por el afán de que todo lo haga bien. Ten cuidado con lo que le dices, puede que no sea positivo.
 
Las advertencias 
Cuidado con la leche, la vas a derramar...
Ponte tu chamarra o te va a dar gripa...
No corras, te vas a lastimar...
 
En ocasiones, estas y muchas otras advertencias las hemos escuchado de nuestros padres. Y hoy, que somos mamás las repetimos porque, entre otras razones, así aprendimos.
Las advertencias de este tipo pueden provocar dos tipos de situaciones o reacciones negativas, te platicamos acerca de ellas.
 
Y se cayó... Y le dio gripa...
"... Las advertencias generan dudas en la mente de tus niños", asegura Chick Moorman en su libro Cómo hablarle a los hijos.
Si en forma permanente le adviertes a tu hij@ que se enfermará si no se abriga o tirará la leche si no tiene cuidado, le das a entender que dudas de sus habilidades. Y, si tú dudas de él, eventualmente él empezará a dudar de sí mismo.
"Los niños desarrollan sus propias expectativas sobre ellos mismos, acordes a lo que se espera de ellos. Con el tiempo sus expectativas serán tirar o romper cosas..."
 
Otro ejemplo
"... Imagínate el efecto que tiene sobre el sistema de creencias del niño, repetirle varias veces: Ten cuidado o te vas a caer. Una vez que lo has expuesto a diferentes variaciones de la misma frase, ¿Qué tipo de pensamientos crees que tendrá cuando intente subirse al árbol?¿Qué tipo de creencias tendrá acerca de él y el miedo a las alturas?¿Qué puedes esperar que refleje su comportamiento, un bajo o alto grado de confianza?..."
Posiblemente sea bajo su grado de confianza, tema a las alturas y hasta se caiga cuando se suba a la resbaladilla.
"... Una vez que el niño empieza a verse a sí mismo como una persona torpe, es sólo cuestión de tiempo para que actúe de acuerdo a ese tipo de programación. Los niños que creen que siempre tiran las cosas, actúan de una forma insegura, por lo tanto, tienen más probabilidades de hacerlo, lo que confirma su creencia de que son torpes. Después de un tiempo, habrán tirado suficientes cosas para probar su creencia y empezarán a tirar más cosas."
 
No se cayó... No le dio gripa...
Tú le decías que se caería, que se engriparía, que rompería... pero nada de eso sucedió. 
¿Y qué puede provocar esto? Que tu hij@ llegue a la conclusión de que  "... no tenemos la menor idea de lo que estamos hablando.
Cuando advertimos a nuestros hijos pequeños sobre algo y no concuerda con su experiencia, empiezan a dudar de nosotros y de nuestra sabiduría. Dejan de tomar nuestras advertencias enserio."
En un ejemplo muy duro pero real, cuando crece y queremos advertirle que las drogas son malas, puede suceder que decida probarlas igual. ¿Por qué? Por diversión, por intriga, porque cuando le advertimos que se iba a caer no se cayó; cuando le dijimos que le iba a dar gripa, no le dio. Y entonces, puede que la droga no sea mala como dijo mamá.
 
¿Qué hacer? 
Simplemente, tener más cuidado con todo aquello que le decimos o advertimos a nuestro hij@.
No es lo mismo decirle: Ponte tu chamarra o te va a dar gripa... que: Toma tu chamarra, si sientes frío, póntela porque el abrigo te quitará el frío.
 
 
Moorman, Chick. Cómo hablarle a los hijos. México, El Camino Rojo Ediciones S.A. de C.V., 2010 (10ma. Reimpresión). Pp. 125-132.

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES