Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Ejercicios para facilitar el parto.

 

ejercicios, mamá, embarazo, bebé, cuidados, parto

 

Jimena es una mujer que le gusta practicar deporte, pero ahora que está embarazada, no sabe si continuar con su rutina diaria: "quiero seguir haciendo ejercicio, sobre todo porque quiero que mi parto sea vaginal, no por cesárea". 

Muchas mujeres se sienten consciente o inconscientemente enfermas, temen agacharse o hacer otras cosas por miedo a lastimar al bebé y no es así. Salvo contadas ocasiones, esta etapa es el momento de mayor salud en la vida de una mujer y dependiendo de su desarrollo, será el parto. Es importante llevar una alimentación saludable, balanceada y hacer algún tipo de actividad física. Si ya hacías de antemano algún ejercicio, puedes continuar, tratando de bajar la intensidad durante los primeros tres meses y si no practicabas ningún deporte, durante las primeras 12 semanas es mejor no hacer ninguna actividad o realizar algo moderado como caminar o nadar.

"Para facilitar el parto, sobre todo cuando será vaginal, el bebé debe estar correctamente posicionado dentro del útero. Sabemos que la posición idónea es cefálica anterior, esto es, con la cabeza del bebé hacia abajo y la espalda hacia el frente. Es importante saber en qué posición está tu bebé alrededor de la semana 35", explica Glenda Furszyfer, educadora perinatal.

El 70% de los bebés giran y se colocan de forma adecuada, pero si para esta fecha tu pequeño aún no está en posición, hay ciertos ejercicios que puedes hacer para ayudarlo a rotarse. Entre más pronto los empieces a hacer, más rápido se colocará, pero si nos esperamos, seguirá creciendo y no habrá espacio para girar.

El ejercicio básico para girar a un bebé consiste en acostarse sobre el piso boca arriba, apoyando las plantas de los pies, con las rodillas dobladas y colocar unas tres o cuatro almohadas debajo de los glúteos. De manera que quede mucho más elevada la cadera que la cabeza. Lo que pretendemos con esto es revertir la gravedad para desencajar al bebé de la pelvis y que eventualmente meta su barba y se dé un giro. Puedes hacerlo dos veces al día, 20 minutos en la mañana y 20 minutos en la noche.

Todos los ejercicios que sean para revertir la gravedad como pararte de manos, hacer la vela, que es una apostura de yoga o pararte de manos en una alberca, dar vueltas en el agua, entre otros, ayudan a que el bebé gire. Pero hay que aclarar que estos ejercicios sirven para voltear a un bebé que viene de nalgas o atravesado. Si tu bebé ya está cabeza abajo, no hay que hacer nada de esto.

Ayuda a que tu bebé salga

El ejercicio por excelencia, es ponerse en cuclillas. ¿Cómo se hace? Pon las plantas de los pies en el piso, un poco más abiertas que la cadera, con las puntas un poco hacia afuera y deja colgar la pelvis. Si te cuesta trabajo adoptar esta posición, puedes poner dos libros, uno debajo de cada talón para que te queden un poco levantados. Otra variante es recargar la parte baja de la espalda contra una pared para tener un poco de apoyo.

Lo ideal es que antes de hacer esto estires las pantorrillas. Una rodilla flexionada adelante y la otra estirada atrás y cambiar. Después estirar los cuádriceps, tomando el empeine con una mano y acercando el talón al glúteo y juntando las dos rodillas. Puedes hacer tres repeticiones de cada una, de cada lado y después bajar lentamente en cuclillas.

¿Por qué es importante la postura en cuclillas? Porque aquí se abre un 30% más la pelvis. Debes familiarizarte con esta posición para que al momento del parto, el bebé descienda a la pelvis. Las cuclillas se recomiendan practicarlas durante todo el embarazo, pero con un poco de más intensidad en los últimos dos meses. Basta con hacerlo una vez al día, cinco repeticiones o hacer cinco respiraciones profundas mientras estás abajo.

También puedes colocarte sobre tus cuatro puntos, sobre manos y rodillas, porque ayuda a llevar las pompas del bebé hacia el frente y a liberar la tensión que se genera en la espalda baja, que es una zona que aqueja a muchas embarazadas. Las mujeres ante el peso de la panza tienden a compensar sacando los glúteos y curvan de más la zona lumbar, lo que produce mucho dolor.

Si tienes una pelota de pilates, apoya las rodillas en el piso, y coloca la pelota debajo del pecho y recarga tus brazos y piernas sobre el balón. Es una posición maravillosa para descansar la espalda baja.

Estos ejercicios se recomiendan para facilitar el trabajo de parto, para que sea más fluido y más rápido. Pero antes de emprender cualquier programa de ejercicios, es muy importante pedir el consentimiento del médico, no hacerlo con el estómago vacío, alimentarse bien, mantenerse hidratada y tratar de practicarlos en un lugar ventilado.

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES