Llámanos D.F. 55-57-40-00 o del Interior de la República Mexicana al 01-800-400-1300

Cesárea: Cuidados básicos.

 

parto, embarazo, mamá, cesárea

 

El gran día estaba por llegar, Norma por fin conocería a la pequeñita Natalia, pero no contaba con que la bebé tenía el cordón umbilical enredado en el cuello, por lo que el médico realizó una cesárea de emergencia. La preocupación de Norma se centraba en su bebita, así que no pensó en la cirugía hasta el día siguiente que aparecieron algunas molestias, ya que “al tratarse de una intervención quirúrgica, la recuperación es más lenta, contrario al parto natural, es decir, por vía vaginal”, comenta la ginecoobstetra Raquel Castro; ya que en este último puedes regresar a tus actividades en cuestión de días.

En el caso de la cesárea, debes esperar por lo menos de tres a cuatro semanas para volver a la normalidad, pero hay ciertos cuidados, remedios y posturas que puedes realizar para que esta etapa sea más llevadera. Para empezar, una vez que te lo indique el médico, podrás levantarte de la cama, siempre con ayuda de otra persona. Para que sea más fácil, acuéstate de lado, al borde del colchón. Hazlo con calma y tómate tu tiempo, sobre todo si presentas dolor. Cuando estés lista, deja caer las piernas hacia el suelo y levántate poco a poco, ya que si lo haces muy rápido podrían presentarse mareos.

Debes prestar especial atención a la cicatriz, sobre todo cuando hagas esfuerzos que aumenten la tensión del abdomen, como al estornudar o al toser. Para minorar las molestias, coloca las manos sobre la cicatriz. Si vas a cambiar a tu bebé, utiliza una mesa alta y para levantarte o sentarte, flexiona tu cuerpo hacia adelante. Para lavar la zona de la herida, sólo es necesario utilizar agua y jabón, recuerda secar muy bien. No es conveniente que apliques ningún tipo de sustancia, a fin de evitar infecciones. Con el paso de los días, notarás cómo empieza a cicatrizar. Es normal que llegues a sentir hormigueo o entumecimiento, pero conforme transcurran las semanas, estas sensaciones irán desapareciendo. Revísala a diario y en caso de que notes algo fuera de lo normal como un exceso de enrojecimiento o infección, llama a tu médico de inmediato.

Para ejercitarte deberás esperar unas cuantas semanas, tu médico será quien te indique cuándo puedes comenzar con tu rutina, ya que todo depende de tu evolución. Aunque no haya sido un parto vaginal, también es importante ejercitar el periné, ya que la musculatura del suelo pélvico cede considerablemente con el embarazo. Una vez que te sea posible, mete la panza cada que te acuerdes, esto ayuda a que el músculo transverso del abdomen recupere la firmeza perdida.

Después de la cesárea es posible amamantar a tu pequeño casi desde el principio aunque no se haya producido la bajada de leche. Lo mejor es darle pecho cuanto antes, el único problema puede ser el cansancio y el dolor a causa de la cirugía, pero hay posturas que lo facilitan. La más recomendable es acostada de lado, así el esfuerzo es menor. Cuando tengas más práctica podrás hacerlo sentada poniendo un cojín sobre la panza para evitar que el bebé esté apoyado en ella. También puedes colocar a tu pequeño al revés, de manera que sus piernitas queden debajo de tu brazo, es decir, si toma pecho del lado derecho, sus pies deben quedar debajo de tu brazo derecho, así evitarás que con sus pataditas lastime tu abdomen. 

 

Comparte en

 

¿Qué opinas de esta información?

 

COMPARTE TU OPINIÓN CON CLUB HUGGIES®

 

REGÍSTRATE

Únete a Club Huggies® y obtén las mejores promociones y tips antes que nadie. Ingresa a contenido y aplicaciones exclusivas.



o
Con tu correo electrónico
VIDEOS CLUB HUGGIES®

HUGGIES® RESUELVE TUS DUDAS


No te pierdas nuestros videos con los mejores consejos y respuestas de expertos.

VER MÁS VIDEOS

 

PROMOCIONES